Make your own free website on Tripod.com

Libertad y limitaciones

AL MOMENTO DE ELEGIR TODOS AFRONTAMOS VARIAS LIMITACIONES

Unos consideran que toda limitación es perjudicial, pero ellos olvidan que hay limitaciones que son benéficas, como por ejemplo aquellas leyes que impiden los abusos de los monopolios. En lugar de llamarlas limitaciones sería más adecuado llamarlas cauces o canalizadores de la libertad. Entonces, veamos a continuación algunos elementos que nos ayudan a encauzar la libertad.

Veracidad. La veracidad lo hace a uno libre. En cambio cuando se dicen mentiras, uno tiene que estar cuidándose para que no lo descubran; esto de tener que estar tapando es una manera de perder la libertad, de autolimitarse.

Autoridad. En todos los lugares del mundo existe la autoridad, representada en la ley y en alguien que gobierna. Si no hubiese gobernantes ni leyes, ¿de qué otra manera se podría lograr el orden entre los grupos humanos? o ¿cómo colocaríamos a la violencia en su debido lugar?. La autoridad aporta orden y tranquilidad; cuando en un grupo hay gobernante y leyes uno puede esperar que las cosas sucedan de determinada manera; pero cuando se carece de ley y gobernante, poco sería predecible ya que cada uno obraría a su antojo.

Liderazgo. En todas la épocas de la historia y en todo lugar de la tierra ha habido personas que conducen o movilizan o agrupan o inspiran a los seres humanos. A estos conductores se les llama líderes y a ellos es mejor apoyarlos cuando promueven el bien común, la justicia, la verdad y el respeto a la vida. Cuando una persona acata a un líder, generalmente lo hace por una decisión personal; y aún en este caso de adherirse a un líder por propia decisión admite hacer la voluntad de otro; es decir, admite limitar la propia libertad.

Escenario universal de convivencia. Para todos los hombre hay que encontrar un elemento de convergencia. Algo tiene que haber que todos podamos reclamar como derecho universal; todos quiere decir los negros y los blancos, los pobres y los ricos, los creyentes y los ateos, los delincuentes y los inocentes, etc. tiene que haber unos derechos universales que estén por encima de las libertades o aspiraciones egoístas o grupistas. Esos derechos y deberes universales pueden ser la veracidad, el amor, la justicia, la moderación, el autogobierno, el respeto a la vida. Si cada uno combate por hacer prevaler su propio parecer es imposible que haya convivencialidad.

Elección. Toda persona elige en el tiempo comprometerse con algo y ese compromiso le impide tener o hacer otras cosas que se oponen al objeto de su compromiso. Por ejemplo, quien elige de veras pertenecer a un partido, se prohibe a sí mismo pertenecer a otros partidos. Quien de veras elige a una mujer, él mismo se prohibe tener intimidades con otras mujeres.

Cultura. La libertad de cualquier persona es situacional, es decir, está limitada por las formas, maneras, tipicidades, personalidades, diferencias de la cultura de su sitio o lugar. Si cada individuo estuviera proponiéndose ir contra la cultura que lo rodea, los miembros de dicha cultura se encargarían de aislarlo. En consecuencia, respetar la cultura es una manera de disfrutar de la propia libertad.

Entonces cuando un líder moviliza, anima, inspira ¿está atentando contra la libertad del otro?. Por ejemplo, ¿un líder se debe quedar solamente mirando que hay personas encadenadas en su propio miedo incapacitados para hablar o actuar?. No; se necesita entrar a facilitar procesos de autodeterminación, compromiso, sinceridad, fidelidad con la verdad antes que con las personas, coraje. Es claro que Sócrates el mas universal de los filósofos, Jesús el nazareno, Tomás Moro el ministro ingles mártir de la moralidad, Nelson Mandela mártir por la dignidad de los negros, Bruno quemado como hereje durante el periodo del papa Clemencio VIII, fueron fieles a una verdad a costa de la misma vida, pero su finalidad no fue la de ser mártires. No tenemos que facilitar procesos de martirio, pero sí debemos facilitar procesos de autodeterminación .

Veracidad

La VERACIDAD me hace libre.

A la VERDAD me acerco buscando el punto de encuentro de las polaridades.

La MENTIRA, tarde o temprano, me limita.

El ERROR me hace reconocer que toda verdad tiene excepciones y que mi razón es limitada.

Autoridad

Si no hubiera poderes o FUERZAS COERCITIVAS legítimos…

¿Cómo colocaríamos a la violencia en su debido lugar?

La autoridad aporta orden, predictibilidad, tranquilidad.

Universalidad

La convivencialidad feliz se logra mediante una permanente "CONSTRUCCIÓN DE LO COMÚN" a todos los hombres, poniendo
aparte sus creencias
religiosas, políticas, etc.

Parece ser que ese campo de acción común es la
veracidad, el amor, la justicia, la moderación, el autogobierno.

Con combatientes por las creencias no se puede ni hablar ni construir la convivencia.

Sentido de la dirección

Yo tengo que DECIDIRME concretamente en el tiempo sobre por qué y para qué vivo…

…si quiero sentirme REALIZADO

y si quiero ser un miembro ÚTIL al grupo del cual formo parte.

Ubicación

 

 

MI LIBERTAD ES SITUACIONAL, es decir, debe sinergizar con las formas, maneras, tipicidades, personalidades, diferencias de cada cultura.

 

En consecuencia, yo debo conocer EL ENTORNO CULTURAL de los otros.

 

Mi libertad crece cuando soy consciente de las condiciones culturales que tengo INTERIORIZADAS.

Liderazgo

En lugar de ver al líder como una LIMITACIÓN,

es mejor apoyarlo como un promotor de UNIDAD,

de DESARROLLO,

de INSPIRACIÓN.

Solidaridad

ASÍ SÍ

 

ASÍ NO


Complementaridad

 


Abnegación

 


Empatía

 


Simpatía


Antipatía


Oposición


Adjudicación


Agresión


Competición

Mi libertad
en convivencia


VERDAD

La verdad me hace libre; la mentira, tarde o temprano, me limita. El error me hace reconocer que toda verdad tiene excepciones y que mi razón es limitada. A la verdad me acerco buscando el punto de encuentro de las polaridades.

Si no hubiera poderes o fuerzas coercitivas legítimos ¿cómo colocaríamos a la violencia en su debido lugar?. La autoridad aporta orden, predictibilidad, tranquilidad.


AUTORIDAD


UNIVERSALIDAD

La convivencialidad feliz se logra mediante una permanente construcción de lo común" a todos los hombres, poniendo aparte sus creencias religiosas, políticas, etc. Parece ser que ese campo de acción común es la veracidad, el amor, la justicia, la moderación, el autogobierno. Con combatientes por las creencias no se puede ni hablar ni construir la convivencia.

En lugar de ver al líder como una limitación, es mejor apoyarlo como un promotor de unidad, de desarrollo, de inspiración.


LIDERAZGO


LA DIRECCION

Yo tengo que decidirme concretamente en el tiempo sobre por qué y para qué vivo, si quiero sentirme realizado y si quiero ser un miembro útil del grupo al cual pertenezco.

Mi libertad es situacional, es decir, debe sinergizar con las formas, maneras, tipicidades, personalidades, diferencias de cada cultura. En conse-cuencia, yo debo conocer el entorno cultural de los otros. Mi libertad crece cuando soy consciente de las condiciones culturales que tengo interiorizadas.


CULTURA